curioson | refranes | imagenes | pueblos de españa
Salamanca, las caballerizas | Curiosón

Latest News

Salamanca, las caballerizas

CURIOSEANDO POR SALAMANCA (IV)



LAS CABALLERIZAS


En este paseo por la ciudad charra, acompañado por mis amigos, todo me resulta nuevo; observo, anoto, disfruto y lo guardo todo en mi memoria. Hay una cafería-restaurante en la zona de la Universidad que lleva el nombre de su antiguo destino, que si no es por mis amigos no lo habría sabido. Hablo de la antigua cuadra de la Universidad de Salamanca, convertida en la cafetería y restaurante de la Facultad de Filología. Si no eres de esta ciudad será difícil que vayas a las Caballerizas, a no ser que te lo comente alguien de por aquí, tampoco es fácil encontrar la puerta de entrada, escondida en una calle apenas transitada.

Las Caballerizas | @Manuel González Sánchez

Un privilegiado me sentí al entrar en este peculiar lugar bajo tierra, la antigua cuadra donde se guardaron tantos caballos. Lo primero que llama la atención es esa inacabable bóveda de ladrillo macizo, que te traslada a otra época, ni más ni menos que al siglo XVII, época en que se construyó como cuadra para albergar los caballos de la Universidad. Otro uso tuvo durante la Guerra Civil, que sirvió como refugio antibombas. Con el tiempo sirvió de almacén, hasta que en 1970 se restauró todo el edificio, y se adaptaron las antiguas cuadras del sótano como cafetería, después como restaurante, con la peculiaridad de que se dejó el ladrillo visto y sus características bóvedas.


Las caballerizas | @Manuel González Sánchez

Recorrí con agrado el local y vi muchas fotografías que inmortalizan a personajes de la farándula y algunos públicos. Pero para mí lo importante es que por las Caballerizas pasaron los poetas José Hierro y José Luis Ledesma, además del gran Joaquín Sabina.

Entrada al local | @Manuel González Sánchez

El local de Las Caballerizas me recuerda al desparecido Mesón El Arriero de Dueñas, o a la Sinagoga de Amusco, ambos bajo tierra. Me asombra los arcos y contrafuertes, además de las ventanas, más bien respiraderos, la belleza del lugar es evidente, se asemeja a una de las grandes bodegas terracampinas o cerrateñas, hay ambiente en la antigua cuadra, el horario invita a tomar un vino con jeta, esas marranadas tan ricas, a un pincho o raciones, a embutidos salmantinos o jamón de Guijuelo. Es la hora de comer y qué mejor que probar un menú. Amabilidad palpable en el personal, dan ganas de hablar con todos los que se encuentran en el local, invita a ello la disposición de las mesas.

Por las Caballerizas pasa a diario un importante flujo de personas a desayunar, tomar unos vinos y sus exquisitos pinchos, almorzar, o tomar café. Buen trato y amabilidad y un buen menú, a buen precio y alta calidad, acorde con el buen nombre de la Universidad y de la ciudad.

Para saber más, en Curiosón

Extenso reportaje fotográfico en nuestra página de facebook



ALFONSO SANTAMARÍA
Cuaderno del autor



CURIOSEANDO POR SALAMANCA - ALFONSO SANTAMARÍA DIEZ

6 comentarios:

FGC dijo...

Buen lugar, Las Caballerizas, me recuerda a mis años de estudiante. Íbamos allí a tomar un café a media mañana, un alto entre tantas clases. Ahora es restaurante, pero conserva su aspecto antiguo con sus bóvedas
de ladrillo y sobre todo su ambiente bohemio y estudiantil, no olvidemos que Salamanca es sobre todo una ciudad universitaria y llena de bullicio y gente joven por doquier.

J. Javier Terán dijo...

Detallado reportaje, Alfonso, de ese local subterráno de Salamanca, conocido como "Las Caballerizas", que antiguamente albergó una cuadra de caballerías, y que hoy es un bonito y afamado restaurante; una curiosidad más de la ciudad de Salamanca, que tan ampliamente nos estás mostrando en tu visita a la misma con unos amigos. Tras ello, quedamos a la espera del siguiente capítulo epistolar, a ver con qué nos sorprendes, Alfonso. Saludos.

Froilán De Lózar dijo...

Me lo apunto, Alfonso. Estamos haciendo un recorrido por una ciudad que conocí en diciembre de 2022. Si todo va bien, volveremos juntos para presentar en aquella ciudad el libro de las Cien Postales de Salamanca que estamos elaborando.

Manelbry dijo...

Alfonso, muy detallada tu crónica, un sitio bohemio y acogedor que frecuentan los estudiantes pero en el que es fácil encontrar personas de todas las edades. Los precios económicos, el buen jamón y la variedad de tapas actúan como atractivo.
Solamente añado una nota: al tratarse de la cafetería de una facultad, de la de Filología, solamente abre sus puertas las jornadas lectivas, es decir que sábados, festivos o periodos de vacaciones no te acerques… porque cerrado.

Viajantes dijo...

Pues tomamos nota para nuestra próxima visita a Salamanca😉 muchas gracias por compartir! Saludos! 🙋‍♂️🙋‍♀️

Alfonso Santamaría Diez (Autor) dijo...

Respondo a los cinco comentarios sobre este escrito dedicado a Las Caballerizas, que a FGC, le recuerda sus años de estudiante, cuando tomaba café entre clase y clase. Admira que este mítico local conserve su aspecto antiguo, sus bóvedas de ladrillo, y su ambiente bohemio y estudiantil.
Javier Terán parece haber disfrutado de mi descripción de este peculiar establecimiento subterráneo, y de las curiosidades que cuento de mi visita a Salamanca.
Froilán De Lózar se apunta la visita a Las Caballerizas para un próximo encuentro con la ciudad salmantina, o para cuando volvamos para presentar el libro sobre las “Cien Postales Salmantinas” de Francisca González del Castillo.
Mis amigos salmantinos Manel y Brigi, responsables de que conociera Las Caballerizas, afirman que frecuentan a menudo el establecimiento, al ser un sitio bohemio y acogedor, propio de estudiantes y de todas las edades, en el que se puede degustar un buen jamón y tapas variadas, pero solamente en jornadas lectivas.
Viajantes toma nota para su próxima visita a Salamanca.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates