curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
Tristeza | Curiosón

Tristeza

De todas las malas artes que solemos desplegar con los niños, pocas como las de sustraerles el encuentro con la tristeza para llevarlos de viaje una y otra vez exclusivamente a los barrios de la alegría, tanto que produce vergüenza esta exaltación al disfrute permanente, a la fiesta perpetua, a la ausencia de la verdad completa de la vida, sin calcular el daño que, a la larga, así infligimos.


Con esa política educativa doméstica se consigue aplazar sine die ese descubrimiento del sentimiento de la tristeza. Cuando aparece, tarde o temprano, se vive como una invasión, y entonces el sujeto moderno se deprime, pleitea denuncia, pues le resultan intolerables los acontecimientos que entristecen, que “cortan el rollo”.



“¿Por qué todo ser excepcional es melancólico?”, en el Problema XXX ya Aristóteles formuló la pregunta por la tristitia y su observación de que era habitual para las personas eminentes, los grandes hombres. Pero deberíamos reclamar ese derecho a la tristitia para todos, respetar su llegada, no siempre oportuna, aceptar sus meandros, sus exaltaciones. Sin exagerar, claro, para evitar que los tristes profesionales terminen por idolatrar ese estilo de acometer la existencia.
Las personas tristes a su pesar lo tienen crudo cuando quieren explicarse. Pues no siempre se ve claro el motivo, e incluso, la causa aparece como inexistente, no se encuentra con facilidad la razón de atravesar un período de tristeza en su vida, especialmente si la fortuna sonríe en todos los campos, como si la tristeza razonable sólo pudiera hacer acto de presencia cuando la vida golpea.
Tal y como mostrara Freud con el ejemplo de aquellos que “fracasan al triunfar”, la tristeza aparece en ocasiones tras demasiados logros, al finalizar un proyecto, o simplemente al llegar a la meta, haciendo buena así la tesis de Kavafis de que el camino es lo más importante del viaje a Ítaca, y nada de prisas: “Llegar allí es tu destino. Pero no tengas la menor prisa en tu viaje”. De otro modo se termina, tristemente, amando la tristeza. Lo que al niño le enseña el encuentro con la tristeza es humildad, y fortaleza psicológica para el futuro.




De la sección del autor en "Curiosón"
"Vecinos ilustrados" @Aduriz2017

1 comentario:

  1. Fernando M Aduriz es un todo terreno. Psicólogo de prestigio, se mueve sin cesar. Lo mismo le ves corriendo en la Behovia-San Sebastián, que en un lugar de Francia adonde acude con frecuencia a reuniones y congresos donde se dan cita los de su gremio. Por si fuera poco ha sido el hombre que ha movido los hilos para que resurgiera el Ateneo de Palencia y allí nos ha ido llevando a los amigos.
    Además de colaborar con Curiosón, mantiene su columna en la tercera del Diario Palentino todos los jueves. Precisamente, este artículo de hoy, estuvo entre los más leídos la semana pasada. Y merece la pena, porque sabe transmitir. Y nos lleva a la reflexión y al entendimiento.

    ResponderEliminar

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación, pero enseguida lo apruebo.

Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates
gran-guia-templos-romanicos, lexico-montana-palentina y pueblos-mas-bonitos-espana