curioson | refranes | imagenes | pueblos de españa
Los ojos del románico | Curiosón

Latest News

Los ojos del románico

A nadie escapa que el Románico no sólo es un arte sagrado, sino que – también, y fundamentalmente- constituye todo un sistema estructural que trasluce y materializa una forma concreta de entender el mundo. A través de su mirada, se ofrece y obtiene una imagen didáctica en la que se refleja el orden social, moral y político institucional. Por ello, porque las imágenes no son sino representaciones de la historia y de los hombres que las han hecho, es por lo que es tan importante acceder a un conocimiento profundo de las formas, del “lenguaje” a través del cual se expresa, manifiesta, exterioriza y revela.



Nuestra percepción del románico es distinta, psicológica y culturalmente, de la que realizaba el hombre del medievo. La imagen que ellos hacían de los objetos que los rodeaban, de los animales, bosques e incluso acontecimientos naturales, estaba impregnada de gran variedad de interpretaciones. Nada se limitaba única y exclusivamente a la existencia física, pues el mundo figurativo románico, lleno de simbolismo, apunta siempre tanto a lo bueno como a lo malo. Todo está estrechamente unido mediante un entrelazado de semejanzas y pertenencias y, debajo de la apariencia, dormita lo demás.

El arte románico crea relaciones que unen la apariencia externa al mundo sobrenatural y a una verdad suprema con unas relaciones que no siempre son inequívocas, sino con significados y significantes simbológicos elevando determinadas propiedades unidas entre sí.

Una primera manera de “mirar viendo” el románico es la que, desprovista de base metodológica, se aproxima con un planteamiento meramente descriptivo. Para esta mirada, la operación de contemplarlo es meramente descriptiva. No hace falta explicarlo. Se considera su imagen como ingenua, trasparente y gratuita.

Una segunda forma de “mirar” el románico es aquella en que se contempla sus claves simbólicas desde el punto de vista metafísico. Se mira con ojos intelectualizados desplazando la carga de la respuesta al estudio del símbolo y su relación analógica entre idea e imagen, donde como quiera que el símbolo no expresa ni explica y su propio y esencial carácter polisémico posibilita una interpretación en diversos órdenes y planos de la realidad, posibilita una actividad intelectiva para comprender, espiritualmente, el orden de realidad a la que alude o sugiere. Aquí prima la ley de correspondencia o analogía, por lo que en este grado de visión o mirada, cada persona penetra en la intimidad del símbolo según sus propias aptitudes intelectuales que, sin embargo, pueden caer en el error de sistematizar y buscar claves interpretativas pasando por un esquema preconcebido de su significado, cayendo en lo que yo denomino “cataratas del románico”.

Finalmente, existe una tercera manera de “mirar” el románico. Es la que se realiza con ojos críticos. La que considera que su contenido está por hacer y su contemplación debe reestructurarlo mediante la dialéctica del observador y lo observado, descodificarlo para recodificarlo situándolo en un nuevo nivel de significación, superando el mero texto contemplado para relacionarlo con su contexto con mirada sincrónica y diacrónica para volver sobre sus pasos y conocer, en sincronía, la totalidad de su estructura que es lo que, realmente, lo hace significante.

Palencia es románico. Amar Palencia – como me consta que Froilán de Lózar la ama- es amar su románico. En su Mirada, Froilán recoge una rica recopilación de artículos y opiniones de los templos románicos palentinos descritos por diversos autores. Es una Mirada descriptiva. Froi es un enamorado tardío del románico que aprendió a mirar a golpes de ladridos secos de un perrito yorksay llamado Mongui, pero que desde entonces no para de husmear para dar a conocer y poner en valor a sus paisanos y al mundo Curiosón. En esta cuidada publicación, nos sube al condado de Pernía con Lebanza y su San Salvador de Cantamuga y, sin salir de aquellos valles, extiende su Mirada a Santullán, Salcedillo, Brañosera y Cordovilla; penetra en el centro, en la Valdavia hacia las Vegas del Carrión y en la propia ciudad de la fortaleza de San Miguel.

Ahora, a ti lector/a, te toca completar la obra de Froilán visitando sus pórticos ponderados de Carrión o de Moarves, los capiteles y canecillos de Frómista, las urnas sepulcrales de San Zoilo o Aguilar; las pilas bautismales de Abia de las Torres, Arenillas de San Pelayo, Osorno o Colmenares, el apóstol de San Andrés en su convento cisterciense, o las cruces cobrizas esmaltadas de Corvio, Mave o Villameriel.

Froilán De Lózar
TEMPLOS DEL NORTE PALENTINO
Si leemos esta obra preciosa que Froi nos regala, no sólo con nuestra mirada reescribiremos su esfuerzo, sino que constituirá nuestro agradecimiento consciente al mantenimiento y divulgación del románico que más ama: el Románico Palentino.
€18,00 Tapa blanda


Su lectura, la Mirada de Froilán plasmada en letra, no es un camino andado sino una propuesta de aventura que recorrer para divertirte buscando en el románico palentino las fuentes constructivas leonesas y compostelanas en los templos de la margen derecha del Pisuerga o el borgoñón, burgalés y lombardo en Aguilar, Moarves o Perazancas, el astur palentino de Villanueva de la Torre, Rueda y Mudá hasta caer rendido en el estilo pleno latino cristiano cluniacense de Frómista y entablar un diálogo mudo, espiritual, con sus Maestros Xemeno de Quintaluengos, Joannes de Nucares, Gustius en Lebanza, Nicolau o Petrus en Cozuelos, Michael y Bartolomeus en Revilla o Dominicus en el claustro de Santa María la Real.

Sólo si así lo hacemos, si así leemos esta obra preciosa que Froi nos regala, no sólo con nuestra mirada reescribiremos su esfuerzo, sino que constituirá nuestro agradecimiento consciente al mantenimiento y divulgación del románico que más ama: el Románico Palentino.


En Almería, un día de Otoño cualquiera.
Manuel Gila Puertas (Syr)

Prólogo del libro "Templos del Norte Palentino" que nace estos días.

Ver también extenso reportaje en Diario Palentino

5 comentarios:

J. Javier Terán dijo...

Espectacular Prólogo de Manuel Gila, que de esto de los templos románicos sabe mucho y que nos ha dejado ya sobradas muestras en este Blog, para este nuevo libro de Froilán "Templos del Norte Palentino", con la base del románico en el mismo. Otro éxito de nuestro director del Blog, y con las fotografías de su amigo José Luis Estalayo, otro enamorado también de nuestro Norte Palentino. Saludos.

Manuel Gila Puertas dijo...

Impagable la labor hercúlea de nustro Froi, J. Javier Terán. Divulgador incansable del patrimonio palentino. ¿ Qué menos intentar corresponser modestamente?. Un abrazo.

Antonio Riaza dijo...

Buenos días Froilán
Veo en Curiosón de hoy, en "Los ojos del románico" que sale a la luz un nuevo libro tuyo, "Templos del Norte Palentino".
Además de darte la enhorabuena, sirve para recordarme que hace mucho que no te veo en persona y que ya son dos los libros tuyos con especial interés para mí de tenerlos en la biblioteca.
En un próximo encuentro ya te comentaré para que los traigas y si se demora el mismo, la fórmula de adelantar acontecimientos.
Un abrazo muy fuerte y me ha alegrado mucho tu fórmula de cerrar este año o comenzar el siguiente.

Manuel Gila Puertas dijo...

Me uno a las palabras de Antonio Riaza y os deseo un gran éxito. Siempre se dijo que en España, escribir es llorar. Espero que esta publicación nos haga llorar de alegría por el éxito conseguido por sus autores. Un abrazo.

Nuria de Espinosa dijo...

Templos del Norte Palentino" me parece más que interesante y lo he recomendado a mis amigos y amigas.
Te deseo lo mejor. Un abrazo y feliz 2024

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates