curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
La lectura recompensa | Curiosón

La lectura recompensa

Día 23 de abril, 2009, asistí a una entrega de premios. Durante el transcurso de la cena un concejal del Ayuntamiento de Mérida me regaló un pequeño libro: “La lectura como recompensa”de Irene S. Carrón, editado por la Junta de Extremadura, Consejería de Cultura y Turismo. Lo he leído muchas veces porque me siento identificada con la escritora, en su modo de iniciarse en la lectura, en el recorrido por los libros que leyó de niña, y que yo también conocí, por la satisfacción que se siente al leer un libro, oler su tinta, tocar su papel, identificarse con sus personajes y hacerlos nuestros para siempre.



Indudablemente, la lectura recompensa. Libros, pequeños placeres a nuestro alcance. Estaba en Mérida. Había ganado el 2º Premio de Narración convocado por la Junta con mi trabajo “Al aire del recuerdo”.
En la Semana Santa, pasada por agua, con problemas cervicales, he permanecido muchas horas con reposo y, créanme,  no me aburrí. La lectura fue compañera fiel. En mis manos tuve “13 cuentos para leer en triste, de Roberto Rivas, “Elogio de la lentitud” de Carl Honoré, “Breve Historia de la Inquisición”, de Josep Pérez y  sigo con “Cofradías y Hermandades” de Santiago Francia Lorenzo. El tiempo se me hizo breve.


Los recuerdos de cuando, con el amigo sacerdote Santiago Francia Lorenzo, sabio y sencillo, consulté en los archivos de la Catedral legajos buscando información sobre la Cofradía del Dulce Nombre para escribir “Ea, mi Niño” me hicieron revivir tiempos de ilusión en los que el trabajo tenía una meta y el esfuerzo su recompensa, conseguí 53 pinturas, una escultura de Ursi y un relieve de Luis Alonso donadas a la cofradía -gracias a la generosidad de artistas amigos- a quienes solicité pintasen un niño para acompañar al NIÑO que da nombre a la cofradía, y que añadí al único patrimonio existente: una bellísima talla de la Virgen y 4 cuadros de autor anónimo, que también se restauraron, (los restauró Capel) porque pedí ayuda a Seda Soluble, la de aquel extremeño generoso D. Antonio quien además pagó la edicción de mi libro “Ea, mi Niño” primer libro sobre la misma, pues solamente teníamos dos opúsculos anteriores. La escultura, lo más valioso de la cofradía estaba llena de carcoma; la observación que le hizo mi marido a Heliodoro Gallego pasó a Ignacio, de Caja España y dio como resultado que fuese restaurada en todo su esplendor. La labor cultural de las Cajas de Ahorro era un modo de demostrar a los palentinos que sus ahorros daban fruto colectivo.

 ¿Qué ocurre cuando se pone interés en algo y ese interés se comparte? Pues que las ganas de seguir adelante crecen como espiga en campo de trigo. Ahora, me ocurre lo contrario. En la cofradía marcan una senda distinta;  no me gusta. Algunas personas deciden convertir en mérito suyo aquello que encontraron al entrar pero que fue conseguido por la anterior junta directiva y es propiedad de cada palentino; así lo pensé y decidí al solicitarlo a los donantes. Noto más espectáculo que religiosidad. Más salida a los medios con afán de notoriedad. Menos cofrades. Las apreciaciones personales pueden estar equivocadas pero no soy la única que opina de este modo.

Me he dado de baja de la cofradía junto a más de 20 cofrades. A veces, tomar una decisión, por supuesto, meditada todo un año, 2017, trae su recompensa.

Imágenes:
Irene Sánchez Carrón, Diario Hoy de Extremadura




SENTIR DE LA PALABRA
Sección para "Curiosón" de Carmen Arroyo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación, pero enseguida lo apruebo.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates