curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
Leyenda de la Virgen de Pandorado | Curiosón

Leyenda de la Virgen de Pandorado

Pandorado es en muchos aspectos el corazón de La Omaña (León). Tiene una situación muy peregrina y caminera. En Pandorado comienza La Cañada de la Vizana o Vía de la Plata que conecta estas tierras con las dehesas extremeñas. Los grandes rebaños de ovejas trashumantes se concentraban en el paraje denominado Campodiós : en junio se dirigían hacia la montaña leonesa de buenos pastos por los cordeles de la zona alta de Omaña, Laciana, Babia y Luna, y cuando el largo y crudo invierno de la montaña asomaba las orejas allí se reencontraban de nuevo para descender a las tierras más templadas de Extremadura (decía la canción: “ya se van los pastores a la Extremadura…”). En este marco pastoril de cruce de caminos nace la leyenda de Pandorado. El nombre del lugar proviene del paisaje que configuraba el quehacer de los lugareños. Estas tierras se dedicaban especialmente al cultivo del centeno que aquí llamaban pan. Es fácil imaginarse la mies madura, sumisa a los caprichos del viento, ondeando sus espigas doradas. Nombre poético, pues, y sugerente.



Se cuenta en los filandones que allá por La Omañuela un pastorcito (personaje muy recurrido en misterios marianos)  descubrió una imagen de la Virgen sobre una gran piedra (hablan otras versiones de un montículo) sita en los límites concejiles. Lleno de extrañeza y cierto temor tomó la estatua, la metió en su zurrón y de vuelta al pueblo se lo contó al cura y decidieron entronizarla en la iglesia de la parroquia. Qué gran sorpresa se llevó el pastor cuando al día siguiente volvió a encontrarse la imagen sobre la misma piedra. Varias veces intentaron recluirla  en el templo, pero la Virgen muy suya tornaba cada mañana a la misteriosa piedra sobre la que el zagal gravó una cruz. Esta tozudez de la Virgen llevó a pensar a los habitantes de La Omañuela que la Señora quería ser venerada exactamente en aquel punto. Así que decidieron construir en dicho lugar un templo para honrarla. Así se explicó de generación en generación el origen del culto a una figura románica de la Virgen (S. XIII), que ha sufrido modificaciones para adaptarla a la moda de revestir las imágenes con mantos.
Según esta leyenda la piedra que servía como delimitación entre los concejos de La Lomba, Omaña y Villamor de Riello supera su vulgar condición de mojón para entrar en una dimensión misteriosa y mágica.

Muchas son las historias que se narran sobre la vida y milagros  de la Virgen de Pandorado y las gentes omañesas. Como ocurre en muchos lugares del Camino Olvidado, zona de frontera medieval, también aquí se referencian hechos de moros y cristianos: se cuenta que en cierta ocasión los moros iban persiguiendo a un grupo de cristianos  que devotamente solicitaron la intercesión de la Virgen: hete aquí que de repente la mies comenzó a crecer milagrosamente hasta alcanzar gran altura y tornarse completamente dorada,  de modo que pudo ocultar a los cristianos que así se libraron de la saña de sus enemigos.

Más de una vez, según la tradición, esta Virgen milagrosa ha acudido en ayuda de l@s campesin@s castigad@s por las sequías. Hace mucho, mucho tiempo, llegado ya el  mes de abril, la sementera de cereales  ni siquiera había brotado en los campos. L@s campesin@s de los ocho pueblos del Concejo de La Lomba desesperad@s por la situación acudieron al Santuario rogando la mediación de la Virgen bajo  la firme promesa de presentarse todos los años a expresarle su agradecimiento si los libraba de la pertinaz sequía. Pocos días después comenzó a llover abundantemente, germinó la simiente y en su sazón los  campos alcanzaron esa pátina dorada que define al lugar. Desde aquel momento y hasta finales del s. XIX, una persona de cada una de las casas de los ocho pueblos de La Lomba asistía a un Oficio solemne celebrado en honor de la Virgen. En la actualidad se rememora la tradición con unas rogativas que tienen lugar en el mes de Mayo y sobre todo con la gran romería del 15 de Agosto, en la que se concitan vecin@s de toda la comarca. Cada pueblo acude con su pendón y acompaña a la Virgen  que llevan en  procesión hasta Campodiós. Se ha recuperado la costumbre que perduró hasta 1960 que consistía en procesionar además de la imagen de la Virgen el gran ramo de madera de nueve velas decorado con flores y cintas de colores. En la campa  se reparte pan (remedo de la caridad dominical) y se desarrolla todo un programa de cultura popular: danzas regionales, corros de lucha leonesa, competiciones de bolos, juegos tradicionales… La Fiesta ha sido declarada de Interés Provincial.

Según el Catastro de Ensenada (1793) en Pandorado “había dos casas, una servía de alojamiento a los devotos novenarios que iban a visitar el templo y la otra que pertenecía a la Cofradía de Ánimas, la dedicaban a suministrar comida a los cofrades que se reúnan allí todos los primeros martes de cada mes” Esta consignación corrobora la tradición peregrina del lugar.



EL CAMINO OLVIDADO
 Una serie para Curiosón de Jacinto Prada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. En "comentar como" puedes poner tu nombre o comentar como anónimo. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación porque se trata de un post viejo, pero enseguida lo apruebo.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates