curioson | refranes | imagenes | pueblos de españa
Edén en Escanduso | Curiosón

Latest News

Edén en Escanduso

GRAN GUÍA TEMPLOS ROMÁNICOS


ESCANDUSO


San Andrés de Escanduso



Fue una tarde de terrible nevada de 2003 cuando, perdida mi mascota humana por el Valle de Mena, encontró refugio en una pequeña construcción a la salida de aquella curva. Allí pasó la ventisca y tiempo necesario para reanudar el camino, pero las horas de soledad y de paz interior disfrutadas, prendieron en esta cosa insensible su amor apasionado por algo que llaman Arte románico. Tuvo Salud para poder contarlo y descubrió el románico. Desde entonces pide que le llamen Syr, Salud y románico.

Desde Villarcayo, dirección Puentedey, en plenas Merindades burgalesas, siguiendo el cauce del río Nela y casi engullido a pie de una curva, no se alza, sino que se oculta, como si de un elemento más del paisaje se tratara, la posiblemente más pequeña parroquia románica de la península: la de San Andrés de Escanduso.

Años más tarde y tras tres intentos con la iglesita hundida y casi en ruinas, tuvimos que pasar varias horas en silencio con el único contento que provocaba su mera contemplación, intentando adivinar su encanto oculto a través de los cascotes rotos y ruinosos.

Pero esta vez, tras pasar la curva, al llegar al mojón del deslinde, una agradable sorpresa nos aguardaba. El templo seguía resistiendo, pero no ya en ruinas, sino que, asombrosamente, como el ave fénix, había renacido de sus cenizas.



Aunque cerrada, aprovechando la balconada natural en la ladera del flanco sur, nos acercamos para poder contemplarla con tranquilidad. Sus muros estaban perfectos, sus contrafuertes, el ábside y sus pequeñas ventanas, renacidas. Una de ellas formada por arcos idénticos separados por un pilar, que recordaba a las prerrománicas.

Después de dar cuarenta vueltas intentando ojear por la rejilla de la ventana, fue todo un acierto ir a preguntar al vecino que vivía en la casita de la curva, pues resultó ser él quién custodiaba la llave. Solicito y cordial, se ofreció a acompañarnos para facilitarnos el acceso.


El sentimiento que sentimos justificó sobradamente los casi mil quilómetros de su encuentro, pues casi podría evocarse la sensación de la guinda que corona una tarta reservada a celebrar algo muy, muy especial: ver el fénix por dentro, de bella sencillez y extremo recogimiento.




Después, conocimos su historia reciente y otra aún más emotiva: la del profundo amor por el templo de un pequeño grupo de jubilados.

Y es que, Manuel, resultó no ser sólo el clavero sino uno de los protagonistas de la historia de esa iglesia, pues junto a Pedrín y Mariano, fue uno de los artífices de la restauración y recuperación de este pequeño templo. Con más amor que medios y pagando todo de su bolsillo, lo fueron reconstruyendo poco a poco, los muros, el tejado, el pequeño cementerio, en fin, todo. Dieron lo mejor de ellos mismos y consiguieron lo que parecía un milagro.

Orgullosos de ello, nos mostraron el ANTES y DESPUÉS de su imponderable actuación:






Fotos de la obra : Mariano Gutiérrez Zamora

Hay quién dice que la medida no importa, que importa la esencia. Hay quién dice que las medias son relativas, que dependen del patrón de la medida. Como hay quién dice que nada es verdad ni nada es mentira, que depende el color del cristal con que se mira.

Este es el caso de éste templo, al que queremos dar en este espacio virtual su merecido homenaje, porque a pesar de su pequeñez y tímida ubicación, es especialmente grande por el amor y devoción que ha recibido de este pequeño grupo de jubilados que, con esfuerzo constante y desinteresado, han conseguido que parte de nuestro patrimonio no quedara reducido a un montón de ruinas como sucede con muchos monumentos.

Suene, pues, la campana de San Andrés de Escanduso en homenaje a ellos!!!




6 comentarios:

Frolán dijo...

Pues mira, Mongui, parece tiempo de renacimiento, de recuperación, allí donde todo estaba perdido, tomando las palabras de Unamuno que recordábamos aquí hace unos días. "Hasta una ruina puede ser una esperanza". Gracias por volver, aunque no te hayas ido. Hay mucho románico todavía de camino.

Margarita Marcos González dijo...

Mongui,en Escanduso el Dios de las Pequeñas Cosas se empleó a fondo.Su historia de ruina y su renacer emocionan por el profundo amor de sus tres vecinos por su patrimonio y por la emoción con la que alguien que pasaba por allí relata su historia y la profunda huella que dejó en él.Una historia con corazón ,con final feliz.
Gracias,doggie.

Mongui dijo...

El tiempo parece detenido, socio. Me consta que mi mascota humana ha buscado hasta volver a dar con Mariano y se acordaba perfectamente del grupo de visitantes y hasta de la distinta procedencia de cada uno. Le ha agradecido la atención de recordar a estos héroes anónimos de Escanduso y le ha enviado un abrazo para tus lectores. Lametones, Froi.

Mongui dijo...

Gracias, Marga. Así es aunque tenga que reconocer que tenía hasta corazón. Lametoncitos.

Pedro Lozano Huerta dijo...

La historia de Escanduso Mongui es la historia de multitud de pueblos en España, sobre todo en el norte y todavía más en la provincia de Burgos donde existen más de mil trescientos pueblos, cada uno,cómo mínimo con una Iglesia y una ermita,muchos abandonados, otros con un habitante, con dos, tres, cuatro etcétera. Muchos ya sin culto, pués es imposible que los pocos curas que van quedando cubran las necesidades de los feligreses (hay zonas de Burgos donde hay un cura para más de cuarenta pueblos). Durante años la emigración ha vaciado los pueblos y sin vecinos o con muy pocos, las iglesias sin mantenimiento se han venido a abajo. Solo gracias a la voluntad, esfuerzo e ilusión de vecinos, en este caso este trío de jubilados entre ellos mi amigo Mariano, el amo de las llaves de la Iglesia de su querido pueblo de Escaño, vecino de Escanduso y siempre solícito a enseñar la joya de su pueblo y a auténticos héroes silenciosos como Fermín, el cura de la motosierra, Mario, Juanmi etcétera que han ido levantando y reparando infinidad de templos de la provincia con la ayuda de los vecinos. Queda mucho camino por recorrer y en otros ya no hay solución, pero recorriendo la provincia, pueblo a pueblo, veo que en la mayoría de los casos, se está tomando conciencia vecinal como en éste caso tan bonito que nos traes Mongui, a pesar de las dificultades. Gracias por traernos una vez más a este grupo la recuperación de una Iglesia más gracias en éste caso a la colaboración vecinal.

Mongui dijo...

Así es, Pedro, tal y como lo cuentas en su grandeza y cruda realidad. Ahora que estamos solos, te puedo decir que me consta que mi mascota ha hablado esta misma mañana con Mariano que está en su casa de Bilbao y pronto volverá a su edén de Escaño junto al río Nela. Se acordaba hasta de los detalles de la visita y... ¡ por favor, Pedro, no te pierdas el de el próximo martes!. Lametones.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates