curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
Pedro Fernández del Pulgar | Curiosón

Pedro Fernández del Pulgar

Un humanista barroco en la catedral de Palencia



Pedro Fernández de Pulgar fue un autor barroco con reminiscencias claramente humanísticas, escasamente conocido y mucho menos estudiado en la actualidad. El Doctor Don Pedro Fernández de Pulgar (como le gustaba firmar), nos ha dejado una monumental obra escrita de carácter histórico, impregnada de su profunda cultura clásica y a la vez de sorprendentes rasgos barrocos.

La extensión de su obra, la riqueza de temas tratados y la variedad de fuentes que utiliza, dan lugar a un texto muy complejo. Y en este sentido, no menos interesante que el análisis lingüístico al que me he dedicado durante varios años, es el estudio de la obra histórica en sí.

El contacto con la figura de Pulgar ha sido extraordinariamente fructífero, encontrándonos con un personaje de elevadas cualidades humanas e intelectuales, que a pesar de vivir en pleno siglo barroco, enlaza más con el Humanismo del siglo precedente y con los “novatores” (aquella nobleza ilustrada que en la segunda mitad del siglo XVII luchaba por erradicar la superstición y la ignorancia, anunciando con su crítica el Siglo de la Ilustración).

Y sin embargo, vemos en él todas las contradicciones propias de su siglo: culteranismo y conceptismo aparecen con fuerza en sus escritos, siendo de estirpe puramente gongorina algunas de las metáforas que utiliza, y afirmando sin embargo que “las hojas hazen vistoso al árbol, y el fruto le haze estimable y rico”, palabras que recuerdan los principios conceptistas de Gracián.

Procedente de Medina de Rioseco (Valladolid) y sin bienes de fortuna, nació el 28 de diciembre de 1620. Estudió en el Seminario de Palencia, diócesis a la que pertenecía entonces Rioseco, y alcanzó el grado de Doctor en Teología, quizá en la Universidad de Salamanca. Consiguió encumbrarse socialmente a través del estudio y del cobijo eclesiástico, siendo nombrado Canónigo Penitenciario de la Catedral palentina –mediante oposición- el 31 de enero de 1662, título al que va a estar unido de por vida, lo mismo que a la ciudad de Palencia, donde fue acumulando gran número de cargos y responsabilidades.

De 1676 a 1683, son años de plena actividad literaria que dedica sobre todo a la redacción de la Historia Eclesiástica Palentina, que fue editada en Madrid en 1679. Gracias a sus primeras publicaciones y a las gestiones que hizo en Madrid, fue nombrado en 1677 Cronista Mayor de Indias, cargo que se hizo efectivo en 1686. A partir de entonces, todo su empeño fue no solamente buscar “la verdad” en el relato histórico, sino también “vindicar”  y defender los derechos históricos de España en tierras americanas, enfrentándose a la Leyenda Negra con contundencia y no siempre con imparcialidad. Las ansias de conocimiento y la afición bibliófila fueron constantes a lo largo de su vida, y también las razones por las que hoy existe su espléndida Biblioteca.

De 1687 a 1697 va originándose una enorme deuda con el cabildo palentino, a la que decide poner remedio comunicando por carta en 1695, que haría legado de su Librería para saldarla. Su Biblioteca, ubicada actualmente en la primera planta del ala meridional del claustro de la catedral palentina, es una de las poquísimas que se conservan en su práctica totalidad, y valía –según su propia estimación- 7.000 ducados.

Es particularmente interesante la variada temática que encierran sus 6.132 volúmenes. Prácticamente todos los temas parecían interesar a Don Pedro, además de la Historia y el tema de América (que, como es lógico, son los más numerosos). Encontramos desde obras clásicas o de temas teológicos, a la Astronomía, la Medicina, las técnicas de Navegación o el Derecho, corroborando de este modo su afán humanista por poseer el saber universal; asimismo, hay numerosas obras escritas en otras lenguas, aparte del latín y el hebreo (hebreo, portugués, francés, italiano...), así como varios incunables y nueve obras del propio Pulgar. Es destacable también, la presencia de algunos libros censurados, de Arias Montano y Erasmo entre otros.

La obra de Fernández de Pulgar es muy extensa y abarca temas apologéticos e históricos principalmente, además de sus Sermones en latín (cuyo esquema previo era escrito curiosamente en latín, lo cual nos habla, una vez más, de su dominio absoluto sobre de dicha lengua, y también su preferencia indiscutible por ella).

Entre las obras de carácter apologético destacan:

Vida y motivos de la común aclamación de santo del venerable siervo de Dios D. Fr. Francisco Ximénez de Cisneros (defensa a ultranza de las virtudes y méritos del protagonista).

Historia Palentina, o Historia secular y eclesiástica de la Ciudad de Palencia (se trata de una obra histórica compuesta por cuatro libros, los tres primeros contienen la sucesión de acontecimientos y personas que han constituido la realidad palentina a lo largo de su historia, y el cuarto contiene la apología del patronato de San Antolín sobre Palencia y su diócesis).También escribió obras criticando los Falsos Cronicones, por su escaso rigor histórico.
Su obra americanista está compuesta por once manuscritos originales que suman 4.660 folios, y está repartida en seis títulos que abarcan todos los acontecimientos americanos importantes, sobre todo los de la segunda mitad del siglo XVI. Destacan:
La Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España por Don Fernando Cortés, La Historia general de La Florida, La descripción de Filipinas y las Molucas, Los Tropheos Gloriosos de los Católicos Reyes de España, y La Historia General de Las Indias Occidentales, sobre la que he centrado mi estudio. Esta obra se encuentra en varias fases de acabado, que van desde los folios retocados y pasados a limpio, hasta los que son borradores de primera mano. En todos ellos abundan las correcciones y las notas en los márgenes, que hacen a veces muy difícil su lectura. Se trata de un manuscrito autógrafo de varias manos, aunque la mayor parte fue escrito de puño y letra por el propio autor, pudiendo apreciarse a veces el pulso cansado de un hombre de setenta años, que en ocasiones apenas tenía fuerza para levantar la pluma cuando tenía que separar unas palabras de otras. El análisis de los aspectos lingüísticos del texto muestra grandes y sorprendentes contradicciones, siendo a la vez la más fiel expresión del Barroco, nostálgico del Renacimiento, y adelantándose también al Siglo de las Luces.



Autores de Nuestra Historia
Sección para "Curiosón"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. En "comentar como" puedes poner tu nombre o comentar como anónimo. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación porque se trata de un post viejo, pero enseguida lo apruebo.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates