curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
El camello-dromedario | Curiosón

El camello-dromedario

(IV.10). SIMBOLOGÍA ZOOMÓRFICA.


A Mikel Roa,
que me metió en un lío.


Siempre me ha resultado sorprendente que en ninguno de los estudios y manuales al uso sobre simbología del bestiario románico se haya indagado sobre las escasas fuentes bíblicas en que se menciona al camello. Me refiero, particular y fundamentalmente, al pasaje evangélico recogido en San Marcos 19,24 en donde por única vez se menciona a este mamífero, rumiante y ungulado, al que se le concede mucha más opción de pasar por el "ojo de una aguja" que a la de que un rico pueda entrar en el Reino de los Cielos. Y digo que es sorprenderte porque no conozco ningún autor que haya intentado ahondar en la simbología del camello en la iconología románica interpretando este particular significado cuando del texto citado se advierte, fácilmente, que la aguja, cuando se la pone verticalmente, puede tomarse como figura de "eje del mundo" y estando en alto la extremidad perforada sería como el "domo" o puerta arquitectónica o, si se quiere y en sentido metafísico, solar. Serían pues, las virtudes atribuidas al camello el contenido de un mensaje reconocedor de su posibilidad de traspasar de un estado a otro ( muerte/resurrección) manteniendo el nudo vital del vínculo que mantiene, reunidos entre sí, los diferentes elementos de la individualidad, estado que se alcanza al pasar por el "ojal".

Resulta, cuando menos singular, que este animal exótico para la zona geográfica donde predominaba el arte románico, mereciera la atención para su iconología, por lo que en un intento de su comprensión tendremos que admitir que no era desconocido tras su introducción en Europa por los avances de los conquistadores islámicos que secularmente los habían utilizado como animal de carga y su permanente presencia en caravanas comerciales.

Según san Isidoro de Sevilla: «El motivo por el que se impuso su nombre a los camellos pudo ser doble: o porque, cuando se les va a cargar, se enganchan para hacerse más bajos y pequeños, y los griegos a lo bajo y pequeño lo dicen chamaí; o porque tienen la espalda curvada y, “curvo” se expresa con el vocablo griego kámour. Aunque son propios de muchas regiones, donde más abundan es en Arabia. Presentan diferencias entre ellos: mientras los de Arabia tiene dos gibas a la espalda, los de otros lugares, sólo una. El dromedario pertenece a la familia de los camellos, aunque es de menor estatura, pero más veloz, de donde le viene el nombre, pues en griego drómos significa “carrera”, “velocidad”: en un solo día suele recorrer cien millas, e incluso más. Es un animal que rumia, lo mismo que el buey, la oveja y el camello».


Pudiera desconcertar que, frente a su carácter bíblico de animal impuro ( Levítico, 11,2), la tradición popular judeo-cristiana los asociara al primer y mayor de los eventos reveladores y epifánicos de su religión al considerarlos portadores de los Reyes de Oriente, pese a que en el único Evangelio que se habla de tal episodio atribuido a San Mateo, ni siquiera se le menciona.

Es su resistencia al calor, su carácter sobrio y su caminar lento, pero constante, lo que servirá al comitente románico para sincretizarlo como imagen y símbolo de esfuerzo, penitencia y sacrificio del cristiano en su travesía de "este valle de lágrimas" en pos del Oasis Eterno y Celestial, mensaje que resultaba de importante calado y fácil comprensión para el mundo eremítico y monacal, así como para feligreses, en un intento de justificación conformista con el status quo medieval donde el camello/dromedario fue paradigma de Humildad al ser bestia que se agacha para facilitar la pesada carga encargada de transportar.


En definitiva, obediencia y sumisión a Dios, su dueño, y humildad ante los semejantes tal y como se encargara de instituir Honorio de Autum cuando interesadamente formuló la relación fonética de camello con camilo, servidor de reyes y altares.

Símbolo, pues, de sobriedad y templaza, en su grupa el cristiano hallará medio que ayude a "cruzar el desierto" en su constante búsqueda del Oasis Divino, la Vida Eterna.






(Reproducción, al fresco, de pintura mural de San Baudelio de Berlanga. Obra realizada por Laura Alberich).






Sección para "Curiosón" del grupo "Salud y Románico".

5 comentarios:

  1. Volvemos, después de un tiempo de descanso. Invito a los lectores a que dejen aquí sus comentarios. Syr se lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  2. "Servidor de reyes y altares" Ahora ya sabemos porque son fueron las monturas escogidas por los Reyes Magos, dignos animalillos de su trasero mágico y "reial". Molt bé, me ha parecido sumamente interesante Syr!

    ResponderEliminar
  3. ¿Yo en un lío?, con lo buenico que soy... otra cosa sería de juerga... pero siempre estaríamos ambos en un lío... Lo del camello genial. Ya lo vió también Gloria, el camelllo, servidor y favorito del Rey de reyes.. "El camello se pinchó con un cardo del camino
    y el mecánico Melchor con buen tino le dio vino.

    Baltasar fue a repostar
    más allá del quinto pino...
    miestras intranquilo Melchor
    consultaba su "Longinos"'.

    ¡No llegamos, no llegamos,
    y el "Santo Parto" ha venido!
    son las doce y tres minutos
    y tres reyes se han perdido.

    El camello cojeando
    más medio muerto que vivo
    va espeluchando su felpa
    entre los troncos de olivos.

    Acercándose a Gaspar,
    Melchor le dijo al oído:
    -Vaya birria de camello
    que en Oriente te han vendido.

    A la entrada de Belén
    al camello le dio hipo.
    ¡Ay qué tristeza tan grande
    en su belfo y en su hipo!

    Se iba cayendo la mirra
    a lo largo del camino,
    Baltasar lleva los cofres,
    Melchor empujaba al bicho.

    Y a las tantas ya del alba
    -ya cantaban pajarillos
    a la puerta de Belén
    el supremo rey estaba

    Los tres reyes se quedaron
    boquiabiertos e indecisos,
    oyendo hablar como a un Hombre
    a un Niño recién nacido.

    -No quiero oro ni incienso
    ni esos tesoros tan fríos,
    quiero al camello, le quiero.
    Le quiero, -repitió el Niño.

    A pie vuelven los tres reyes
    cabizbajos y afligidos,
    mientras el camello echado
    le hace cosquillas al Niño."

    ResponderEliminar
  4. "Servidor de usted, mi queridísima Baruk". También nosotros llevamos una ya larguísima travesía vital en pos de este nuestro Oasis. Han sido tus representaciones, en madera con pigmentos naturales o al dificilísimo fresco, las que han ilustrado esta entrada, porque el arte es un sentimiento y una capacidad del alma sólo propia de los elegidos.

    ResponderEliminar
  5. Y a ti, Mikel revoltoso, es que no tienes remedio. Me metes en un buen lío y luego me pones a "cardo", perdón, a caldo. Gracias por tu disposición, tus comentarios y tu buen humor. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación, pero enseguida lo apruebo.

Curiosón | refranes populares | las mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates
gran-guia-templos-romanicos, lexico-montana-palentina y pueblos-mas-bonitos-espana