curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
El castillo de la Peña Tremaya | Curiosón

El castillo de la Peña Tremaya

Hoy, la existencia de Doña Elvira puede afirmarse históricamente, pues en un viejo pleito habido entre la jurisdicción real y el pueblo de San Salvador, hojeado por mí mismo en el archivo concejil y custodiado como tantos otros en el coro de su iglesia, el concejo alega en prueba de su derecho y la sentencia los reconoce por buenos, los privilegios otorgados al pueblo por Don Alfonso el de las Navas y por la Condesa Doña Elvira.



Laureano Pérez Mier

La razón de existencia de estos Condes no parece responder al ejercicio de un dominio independiente del señorío de Pernía, sino al motivo de defensa bélico-jurisdiccional dentro del mismo señorío, puesto que no hay mención de querella alguna, cosa imposible si hubiera existido el contrapuesto poder de un doble señorío.

La existencia material del castillo se puede decir que es un hecho histórico que tiene como base, aparte de la tradición citada, los grandes restos encontrados en diversas excavaciones realizadas en la cima, la última de ella hecha por el que os habla, en este momento con ayuda y asesoramiento de persona técnica, aun no hace dos meses: excavaciones que han dado múltiples restos de cerámica basta y fina, fragmentos de armas, puntas de flechas y de asta de bandera (todo lo cual confirma el carácter más militar que político del castillo), vestigios de construcción y de erosión violenta en la parte Sureste, que sirvió sin duda como aliviadero del derribo; sin que toda esta fuerza arqueológica pueda ser amenguada por la no muy extensa planta de la cima (aproximadamente unos 35 metros), ya que en nuestra misma patria no son infrecuentes los castillos de planos escalonados en cimas más o menos agudas; ejemplos, entre otros, los de Loarre, Peñafiel y Játiva.

Deseosos ya de reposo, antes de descender al llano, dirijamos una postrer mirada al templo que nos fue grato y a la cima desierta, saturado nuestro afán histórico con el deleite de haber cruzado el Condado de Pernía, el Condado de los Obispos de Palencia, que si no atrae la voluntad dominante del hombre imperialista, subyuga el corazón valiente del espíritu cristiano, que ha hecho de él, no el señorío del poder, sino el Condado del amor.

Y al ver como ejecutoria de verdadera nobleza nos muestra su extensa región, sin castillos pero esmaltada de iglesias, me parece entrever uno de aquellos misterios medievales, en que el templo de San Salvador, tomando vida corporal, en una doble representación del Señor y de la Iglesia, se dirige al castillo próximo a desaparecer, y sintetizando para siempre en sus palabras la esencia racial del señorío que representa, le dice con uno de nuestros grandes poetas coterráneos:

¿Qué se yo de vuestra nada?
¿Qué hace aquí vuestra presencia?
Soy lo eterno y permanezco;
soy lo efímero, pasad.

2 comentarios:

  1. Me encanta conocer cosas de mi tierra, aunque esté fuera de ella desde la infancia, cada vez la recuerdo más.
    La Peña Tremaya, cuando era niña, la veía cada mañana al despertar.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Esa es la gran causa que me guía en esta empresa. Recordarla, reponerla, hurgar en ella, que siempre hay historias que nos la muestran y nos traen lugares a la memoria que recordamos desde niños, como bien dices. Gracias por el comentario, Estrella.

    ResponderEliminar

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación, pero enseguida lo apruebo.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates