curioson | refranes | imagenes | pueblos de españa
Invierno en la Basílica | Curiosón

Latest News

Invierno en la Basílica

Venta de Baños es un pueblo moderno que, curiosamente, posee en Baños de Cerrato la iglesia más antigua de España, con más de mil trescientos años de edad. Este contraste de modernidad y antigüedad convierten, posiblemente, a Venta de Baños en un pueblo único en España, en Europa y en el mundo.


A Angelines Lozano Antón y Domingo Nieto Francés, ventabañeses de tronío.



Me dispongo a visitar la Basílica en el solsticio de invierno, e inicio mi paseo en la estación de Venta de Baños. Me invaden recuerdos de otros tiempos, cuando conocí a esta estación en su época de esplendor, y fui testigo de emocionados encuentros de familias, a la vez que de dolorosas despedidas. Recuerdo el continuo devenir de viajeros, que esperaban el transbordo de trenes y vagones, o que llegara su tren. Había bullicio y colas en las taquillas, también en la sala de espera, siempre llena de gente, al igual que en los andenes, y en los cercanos Bar El Maño, o el Restaurante Sandoval. No llegué a ver las viejas locomotoras de vapor, que impregnaban de humo la estación, al usar las briquetas como combustible, aquellos no tan lejanos años en los que Venta de Baños nació y creció alrededor de esta estación hace algo más de ciento cincuenta años.

Abandono la populosa estación en otros tiempos, y me dirijo a La Venta, antigua posada, hoy en ruinas, origen del pueblo. Da pena ver los escombros de esta antigua y popular posada, no me explico cómo es posible que se haya dejado caer, y se olviden las raíces y orígenes de Venta de Baños. Menos mal que frente la abandonada Venta una vieja locomotora de vapor recuerda el pasado de esplendor del nudo ferroviario más importante de España. Menos mal que se recuperó la Briquetera para lugar de encuentro del pueblo, de exposiciones, teatro y charlas. No tardando se inaugurará aquí el Museo del Ferrocarril, un museo especial para este pueblo, comparable al de Madrid, Cataluña o Ponferrada, que invadirá de nostalgia la actividad ferroviaria, alma de Venta de Baños, que de este modo tendrá el recuerdo permanente de su espléndido pasado.


En mi tránsito hacia la Basílica, camino por la amplia acera, al lado de la carretera que acaba en Baños, y observo como los árboles del paseo soportan su fría desnudez, la acequia de riego está seca, no lleva agua desde que terminó la campaña de riego. Entro en el pueblo y me acerco al Mirador de la Vega, bello balcón que nos muestra la postal de Tariego de Cerrato, y su imponente iglesia que resalta entre viejas casas y bodegas adheridas al cerro, en cuya cima domina el torreón del antiguo telégrafo, y más arriba, en otro cerro, las modernas torretas de telecomunicación que parecen tocar el cielo. En esta atractiva postal veo el río Pisuerga, su ribera de desnudas choperas, sus espectaculares meandros que sortean las laderas cerrateñas, y resalta el brillo de los campos helados. El paisaje cerrateño se muestra peculiar en tres cerros, que la erosión se encaprichó de separar de la ladera, a los pies de la carretera que nos lleva de Tariego a Valle, a la cantera de cemento, y a Hontoria de Cerrato, en cuya vaguada asoma su bella iglesia, escoltada por palomares, bodegas, dos montículos gemelos, y el llamativo y rojizo paraje conocido como Las Derrumbadas.

Abandono el mirador y llego al Mesón del Lagar, que me descubre la amplia plaza, y la iglesia más antigua de España, que campea en soledad en su recinto de piedra. En el coqueto parque observo desnudos sus altos árboles, a la espera de que la primavera confeccione su vestido. Desciendo a la fuente visigoda de Recesvinto, y sus chorros manan más agua de lo normal, debido a las lluvias del otoño, y el cese de los regadíos del cercano Pisuerga.

Me acerco a la Basílica, y me fijo en los árboles coritos que rodean el monumento, mientras los cercanos olivos permanecen con sus hojas intactas. Languidece la tarde y bordeo la pequeña iglesia para disfrutar del edificio en su conjunto, y observo los montes del Chivo, Magaz, Valdeolmillos y Villamediana. Me adentro en la Basílica, a la espera de ver en su interior los últimos rayos de luz, al tiempo que presiento que va a ser la última explicación de la Basílica que me va a dar mi amigo el guía Víctor Andrés, que termina a finales de diciembre su ciclo de dos años enseñando y explicando el monumento. Lo echaré de menos en primavera y en verano, aunque algún día volvamos juntos a esta Basílica que nos hechiza, y disfrutaremos de otros monumentos de nuestra provincia.


Espera el guía a que se vayan las visitas, y cierra la puerta para que pueda ver el monumento con la luz apagada, sabedor de que voy a disfrutar de momentos únicos, asombrosos e impresionantes, al poder ver como los rayos tenues de luz penetran por las celosías repartidas por todo el edificio. Soy testigo de cómo el día se despide de la Basílica poco antes de que lo apague la noche, y reine la oscuridad. Se percibe un silencio sepulcral, que convierte el espacio en mágico, se presienten las fuerzas telúricas, y apetece quedarse allí toda la noche, a pesar de la temperatura del interior del templo, que ronda los cuatro grados, por lo que son necesarios guantes, gorro y abrigo. En el interior del templo no se escucha el viento, no se oye un ruido, hasta que mi inconsciencia me traslada al año 661, y oigo sonar la imperiosa voz del rey Recesvinto que ordena a su séquito que ultime los preparativos para la inauguración del edificio. Escucho después el bello canto de la misa coral hispano mozárabe que se celebra cada año por San Juan, y las aleluyas de los caballeros mozárabes de Toledo. Todo es fantástico, alucinante, maravilloso, hasta las piedras parecen hablar después de tantos siglos sujetando el edificio.

Cuando abre de nuevo Víctor la bella puerta de la Basílica, penetra la luz artificial, que se apaga cuando la vuelve a cerrar. Me causa admiración la enorme llave que introduce en la cerradura, igual que todo el contenido de este impresionante templo, declarado Monumento Nacional en 1897. Mientras me despido del monumento me vuelvo a acordar del poderoso rey Recesvinto, que hizo tan grande a este pequeño pueblo, al elegirlo para edificar esta bella iglesia, que sobrevive altiva al paso del tiempo.

 


   PALENCIA EN MIS RECUERDOS 
    Una idea de Alfonso para "Curiosón"


23 comentarios:

Bernardo Santos Castro dijo...

Como siempre un magnífico relato con todo un lujo de detalles en su recorridos

El cunetas dijo...

Un relato muy descriptivo y con mucho sentimiento

El Tráuma dijo...

Precioso y extenso artículo de Baños y sus alrededores, dejando para el final como postre esa joya que es la Basílica. Como siempre, un excelente y ameno relato.

Javier Campos dijo...

Hola Alfonso no me pillan de sorpresa tus articulos ya que desde que desayunábamos en Los Candiles ya apuntabas maneras en los escritos que hacías. ¿Te Acuerdas? La entrevista muy natural como eres tú.
Supongo que el guía de San Juan de Baños conocerá la de Santa Lucía del Trampal. Pregúntale.
Un abrazo

El Pretor dijo...

Mientras espero pacientemente mi entrada a la consulta del traumatólogo, en un ir y venir de pacientes por los pasillos, aprovecho para leer , de un tirón, tu espléndido artículo que lleva por título: “Invierno en la basílica”. Saboreo cada párrafo descrito con una envidiable calidad literaria. Yo también recuerdo la bulliciosa estación, esperando hacer el transbordo de tren, tirado por gigantescas máquinas de vapor, que yo sí conocí y que me acercaban, siendo niño, a mi colegio en tierras Vasco-navarras. ¡Que bonita descripción de los entornos de la basílica y del sepulcral y oscuro silencio de su interior, tan bien mostrado por tu guía y amigo Víctor Andrés. Gracias, Alfonso, enhorabuena y que sigas deleitándonos con tus escritos que, tan bien, nos describen y descubren los hermosos rincones de nuestra tierra.

Osbarba dijo...

Enhorabuena Alfonso por tu estilo sencillo, limpio y entendible para todos,... como desmenuzas cada lugar y alrededores por los que pasas, consiguiendo que el lector conocedor del lugar y lugares que describes, reviva el mismo como si se encontrase en el o ellos.
Me rindo a tu retórica, un abrazo.

Ramón Gil Zorrilla dijo...

Como siempre Alfonso excepcional, emulas al rey Recesvinto de hoy en día.

Juan Carlos Casado Gómez dijo...

Hola Fonsi:
No tengo suficientes frases ni palabras para acercarme a tu relato de Venta de Baños y su estación. Pero nadie de los que te leemos, creo yo, tiene las vivencias de esta estación como yo, antes de hacerse las vías del AVE, cuando los trabajadores éramos ferroviarios de verdad. Cuando para cruzar las vías a la otra parte de la estación teníamos que, o bien pasar por las garitas de los vagones o por contra, por debajo, jugándonos la vida. Todo por motivos laborales. Recuerdo de una avería en la que estuvimos tres equipos de Palencia, Valladolid y Burgos reparando un enganchón de la maniobra de FASA Renault, que duró 38 horas. Bueno, no me alargo más. Muy buena crónica.

El Perdiguero dijo...

Fotografía de una época.

Juan Carlos Marcos dijo...

Hola Alfonso:
Me acosté ayer leyendo tu artículo en el Diario Palentino, con tu foto de dandi casi de portada, y reviviendo tiempos pasados y me levanto y leo la nueva estación de la basílica, algo entrañable. En fin, casi, casi estás en mis sueños, amigo. Enhorabuena otra vez.

Javier Aragón dijo...

Eres todo un poeta. Me ha gustado un montón leer esto. Me ha encantado.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Cuatro amigos, Bernardo, El Cunetas, El Trauma y El Perdiguero, cuya amistad surgió a golpe de pedal, alabáis mi último escrito sobre este monumento, que como bien sabéis me tiene enamorado, y procuro darlo a conocer por su importancia al ser una joya que tenemos en Palencia, en Castilla y León, en España y en Europa. Muchas gracias.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Esas citas gastronómicas en Los Candiles, a pesar de haber pasado tantos años, no se pueden olvidar. Eran nuestros momentos de relajación en la jornada laboral, una parada diaria en la que mano a mano no solo tomábamos las exquisitas viandas en la barra de ese bar, sino que hablábamos del trabajo, de la familia y de los amigos. Imposible de olvidar.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Siempre estoy pendiente, amigo Pretor, de tus comentarios sobre mis escritos porque desmenuzas con sabia precisión la radiografía de mi texto. Me haces saborear lo que escribes y como lo escribes, elevas mi autoestima a la máxima categoría, y consigues que sienta un placer inmenso en la lectura de cada frase que me dedicas, placer que permanece mucho tiempo en mi memoria, como nuestra inalterable amistad de tantos años.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Amigo Óscar, también es un placer leer tus comentarios, sabedor de que nos admiramos mutuamente, de que hace muchos años aplaudes todo lo que hago, y sigues mis itinerarios para disfrutar juntos dando pedales de los bellos pueblos y monumentos de nuestra querida Palencia. Qué suerte encontrar amigos como tú con las mismas aficiones que yo.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Admiro la fabulosa y sencilla obra que el rey Recesvinto mandó construir en esta pequeña y bella localidad cerrateña, pudiendo elegir otros lugares de España con más fama y mejor posición. Eligió Baños de Cerrato, como agradecimiento a que las aguas de su manantial curaron su cólico nefrítico.
Qué suerte que el monumento permanezca a lo largo de los siglos, y lo podamos disfrutar.
Me siento Recesvinto cuando visito su Basílica.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Amigo Juan Carlos, especialista en trenes y vías, tu currículo ferroviario hace que sepas mejor que nadie de lo que hablas. Fuiste un ferroviario de los que trabajó en duras condiciones y sin mirar nunca el reloj. El esfuerzo y dedicación de personas como tu debía de reconocerse, al menos con una placa en cada estación.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Me sonroja amigo Juan Carlos que digas en este blog que te acuestas y duermes conmigo, placer compartido como lo fue volver a pedalear contigo después de tantos años. Un placer también es haberte conocido.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Cuanto mérito tienen, amigo Javi, tus palabras, me alegra que las pueda ver en este blog, tienen tanto mérito como tu aventurera vida, que quien sabe si algún día publicaré en este medio. Otro placer haberte conocido y compartir chascarrillos, alegres jornadas y disfrutar de tu peculiar personalidad.

Unknown dijo...

Creo que no se puede añadir más a los comentarios. Yo voy a añadir algo. ESTA ESCRITO CON EL CORAZÓN. Y que este nunca te falte ni te falle.

Jesús Hernández (Itu) dijo...

Otro buen artículo Alfonso, se nota que estás enamorado de esta tierra. Muchas gracias por seguir regalándonos tus conocimientos. Itu

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Creo que se bien quien escribe este comentario, quien es el que percibe que escribí el relato con el corazón, órgano perfecto para expresarme en este blog, y en casi todo lo que hago en la vida, con los dictados de mi cerebro.

Alfonso Santamaría Diez dijo...

Las gracias, amigo Jesús te las doy yo a ti, por leerme desde hace tanto tiempo, y valorar mis escritos desde siempre.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates