curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
Otoño amigo | Curiosón

Otoño amigo

Salimos de Palencia ribera del Carrión a la izquierda. Por el Camino de San Román, queda a la derecha el Puente don Guarín. Aparcamos el coche junto a lo que fue caseta de peón caminero y nos vamos a caminar.



Los chopos lucen el dorado de sus hojas que cambiará de tonalidades cuando el sol pierda fuerza hacia el ocaso y deje matices anaranjados y rojos sobre ellas. Más allá, los pinos de una finca se alzan vigorosos, firmes, de color verde-musgo y acículas marrones caídas a sus pies. Contraste inexorable entre lo que nace y lo que muere. Nos dirigimos por la senda del Canal hasta el Serrón. Ciclistas jóvenes y mayores, nos adelantan alegres. Los pájaros que no emigraron llaman, con su canto, la atención de las hembras. A los lados del camino las hojas forman caprichosas alfombras entre las ramitas caídas en posiciones inverosímiles, equilibrio apenas sostenido de Naturaleza sorprendente y sorprendida, apagada, bajo nuestros pies.


Es otoño y quiero despedirme, antes de que el frío apriete, de los árboles que me regalaron amigos y familiares. Volvemos al coche y reanudamos el camino. Al llegar, veo el Acebo de Ursi que ha cumplido 10 años, es un poderío de luz pues, en ese momento, el sol se está poniendo y le presta su arco de colores, belleza plena para causar envidia al laurel que -sin pedir permiso- nació a su lado y permanece verde. Mi asombro no tiene límite y admiro como diría -mi nunca olvidado Carlos Urueña-, “una eclosión” de bolitas rojas brillantes, perfectas en su mínima redondez. Sigo adelante y me paro bajo un laurel que se alza ya por encima del tejado de la casa. Fue mi querida madre política, Teresa, quien se lo regaló a su hijo, Marcelino. Testigo de vida, limpio, humilde a pesar de su altura, como era ella.


A la vuelta, un árbol al que le tengo, también, un cariño especial porque me lo dio Gonzalo Ortega, amigo desde mi llegada a Palencia junto a su mujer, Dorita. Es un jerbo, o árbol del cazador. Tiene ya muchos años y sigue joven y erguido. Me adentro en la zona de los pinos, los que planté con los piñones que me traje de mi tierra extremeña, y que eran el fruto de aquellos que mi padre plantó cuando nací. Unos crecieron como debe ser, otros, cercanos a la valla de cierre, parecen pedir limosna. Pero todos me traen buenos recuerdos. El otoño es tiempo de remembranza, de saudade que diría Rosalía de Castro.

Imágenes: José Luis Estalayo



SENTIR DE LA PALABRA 
para "Curiosón" de Carmen Arroyo.

6 comentarios:

  1. Bravo por está 'oda' a la naturaleza, centrada en esta ocasión en los lindos colores del otoño,.. enhorabuena Carmen por tu fácil, fresco y rico vocabulario con el que adornaste este hermoso relato.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este viaje al otoño tuyo, que es un viaje sereno,
    de revisión y de esperanza, donde reflejas tidos esos detalles que lo identifican y donde todos son importantes, también los que se fueron. Gracias, Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Alfonso Santamaría12 noviembre, 2021

    Paseo Carmen contigo por mi querido Camino de San Román, para tomar el viejo sendero que nos lleva a Grijota, al encuentro del maravilloso Canal. Pasear a tu lado por el Canal de Castilla fue aprender una lección de “eclosión”, en tu genial explicación del bello languidecer de las hojas de las choperas que nacieron en primavera, “contraste inexorable entre lo que nace y lo que muere”. Me enseñas, querida maestra, el “equilibrio apenas sostenido de la Naturaleza”, y me llevas a que vea el gigante laurel de Teresa, el acebo de Ursi, el árbol de Urueña, y me emociono al encontrarme con el que te regaló mi amigo y admirado Gonzalo Ortega. Hasta la genial Rosalía de Castro se aposenta entre los arbustos de tu finca. Qué maravilla descubrir contigo que el otoño es nuestro amigo.

    ResponderEliminar
  4. José Luis Estalayo12 noviembre, 2021

    ¡Maravillosa descripción del otoño!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros amables comentarios

    ResponderEliminar
  6. Carmen Arroyo27 noviembre, 2021

    Hace noches que sueño con dos ojitos, al lado de los cuales, hay esta cifra: 200
    Avanzo con el ratón y aparecen unas hermosas fotografías junto a unas palabras que dediqué a esta imposible canción del otoño palentino. Como adivinas señor creador-animador de este estupendo blog, hablo de mi colaboración y, no entiendo por qué siguen, clavaicos esos ojitos redondos que me persiguen, quizá me equivoqué y había entendido que las entradas eran normalillas, pero redondicas
    Muy bien todo lo que me comentas. ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. En "comentar como" puedes poner tu nombre o comentar como anónimo. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación porque se trata de un post viejo, pero enseguida lo apruebo.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates