curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de españa
Juicio crítico del reinado de Pedro de Castilla | Curiosón

Juicio crítico del reinado de Pedro de Castilla

Angústiase el alma y se estremece la mano, y tiembla la pluma al tratar de trazar el cuadro y hacer el análisis razonado y crítico del reinado de Pedro de Castilla; y esto no solamente por la cadena casi no interrumpida de trágicas escenas y horribles suplicios, y sangrientas ejecuciones a que se dejó arrastrar este violento monarca, con razón y justicia una veces, por venganza otras, otras por intempestuosidad de carácter, y las más por una especie de ferocidad orgánica.
CASTILLA EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIV         
                  
No solamente por las revueltas, las perturbaciones y las calamidades que afligieron la monarquía castellana en este periodo, sino porque entre todos los autores y personajes de este complicado drama de cerca de veinte años, de la misma manera que en el reinado de doña Urraca, al cual no sin meditación le comparamos, no vemos sino ambiciones, venganzas, rebeldías, traiciones, veleidades, flaquezas, miserias y crímenes. Al fin en aquel reposaba cada vez que se dirigía la vista a la bandera inocente y sin mancha del niño Alfonso que después fue emperador: en éste no se divisa una sola bandera legítima y pura, y para hallar descanso y alivio al espíritu atormentado con las impresiones de tanta catástrofe lamentable, hay que buscarle en la estéril virtud de la desgraciada doña Blanca, en el corazón compasivo de doña María de Padilla, reducida a la odiosa condición de manceba mereciendo ser reina, a tal cual destello de humanidad del mismo rey don Pedro, que se vislumbra como un rayo de débil luz por entre negras sombras, y a la generosidad caballeresca de un príncipe extranjero que acaba por arrepentirse de haber tendido una mano protectora a quien no era digno de ella. En este como en aquel reinado se ve palpable y sensiblemente la mano de la Providencia haciendo expiar a cada uno sus excesos y sus crímenes.

"Fue desgracia de Castilla, decíamos hablando de don Sancho el Bravo, desde que tuvo un rey grande y santo que la hizo nación respetable, y un monarca sabio y organizador que le dio una legislación uniforme y regular, los soberanos se van haciendo cada vez más despreciadores de las leyes naturales y escritas, se progresa de padres a hijos en abuso de poder y en crueldad, hasta llegar a uno que por exceder a todos los otros en sangrientas y arbitrarias ejecuciones adquiere el sobrenombre de Cruel, con que le señaló y con que creemos seguirá conociéndole la posteridad."

Sin embargo, en el principio de su reinado no aparece todavía ni sanguinario ni vicioso. Al contrario, se le ve perdonar más de una vez a sus hermanos bastardos y a otros magnates rebeldes. Si el puñal de un verdugo se clava en las entrañas de doña Leonor de Guzmán, no es donde Pedro el que ha armado el brazo del asesino de la dama de su padre; ha sido su madre, la reina doña María la que ha ordenado al terrible ejecutor la muerte de su antigua rival, precisamente, cuando había dejado de serlo. En conseguirlo o no reprobarlo el hijo, creemos que hubo culpa, pero aun no descubrimos ferocidad. El fallecimiento casi simultáneo de los Laras y de don Fernando de Villena aparece harto sospechoso, pero nos complacemos en que no haya pruebas sobre qué fundar capítulo de acusación contra el rey. Garcilaso y don Alfonso Coronel habían sido rebeldes y merecían castigo. Cierto que el del primero fue ejecutado con circunstancias que hacen estremecer de horror, y revelan una saña feroz y repugnante, incompatible con todo sentimiento humano. Concedamos, no obstante, a los defensores de don Pedro que este acto de dura fiereza no emanara del rey, sino de su privado el ministro Alburquerque. Concedámoselos, por más difícil que resulte absolver la autoridad real del pecado de consentimiento, ya que la supongamos libre del de mandato.






La Historia General de España de Modesto Lafuente, es considerada el paradigma de la historiografía nacional del pensamiento liberal del siglo XIX. Impresa en Barcelona por Montaner y Simón entre 1888 y 1890.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentar libremente. Agradezco tu participación. Sé prudente y respetuoso al exponer tus juicios. Escribe en minúsculas. En "comentar como" puedes poner tu nombre o comentar como anónimo. Si no aparece tu comentario al momento, no te preocupes, es que ha pasado a moderación porque se trata de un post viejo, pero enseguida lo apruebo.

curioson | refranes populares | mejores fotos | pueblos de España Designed by Templateism.com Copyright © 2014

@Froilán de Lózar, desde 1983.. Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates